jueves, 16 de marzo de 2017

Anaga: el bosque desconocido.

Hace cinco años estuve de vacaciones en Tenerife, una semana de enero junto a mi marido en la que disfruté del clima privilegiado de las islas afortunadas. En invierno, la temperatura no baja durante el día de unos 15º, y cualquier actividad resulta muy agradable.

La isla en sí ofrecía muchísimas actividades, pero tras informarme un poco decidí que no podía perderme la visita al Parque rural de Anaga (más info aquí).



Todo el mundo conoce el Teide, Garachico, Masca, el Loro Park, la playa de las Teresitas... pero esta isla tiene mucho, muchísimo más que ofrecernos, Entre estas maravillas se encuentra este parque, una visita inusual y que he observado que casi nadie que va a Tenerife sabe que existe. Voy a intentar enmendar ese error, mostrándoos algunas imágenes que he salvado de mi antigua cámara.



A muy poca distancia de Santa Cruz de Tenerife y situado en el punto más al nordeste de la isla,  este parque está declarado reserva de la Biosfera, y nadie debería perderse esta excursión atípica en la que parece que te adentras en un bosque asturiano en lugar de una isla atlántica. Yo hoy quiero mostraros este bellísimo ejemplo de bosque canario.




Transitar por cualquiera de sus senderos es toda una experiencia.




En lo alto, llegamos al Mirador de Jardina.




Y desde aquí podremos disfrutar de unas vistas sin parangón.




Casi ninguno de mis conocidos cuando han ido a la isla lo descubre, y es un error. Es necesario visitar este rincón tanto como subir al Teide para conocer la orografía de la isla y disfrutar de estas vistas tan espectaculares. Yo desde luego volveré a transitar por estos parajes en mi futura visita.

Nos vemos en la próxima.

Mabel.


3 comentarios:

*** KITSCH *** dijo...

Un paraíso!
Yo solo conozco Lanzarote así que me queda mucho por ver por Canarias...

Mabel Primo dijo...

Tenerife es un continente en sí mismo. Y Fuerteventura tiene unas playas paradisiacas... Es el caribe español!!
Gracias por comentar!!! bss

la Rosa dulce dijo...

Qué bonito Mabel, gracias por descubrirnos este lugar.
Bss